viernes, 7 de octubre de 2011

Los doce pasos.

Hoy me apetece jugar a un juego. Es un juego literario, que tiene como objetivo escribir doce posibles finales para un inicio de escena concreto. Iré publicando un final cada día, y podréis ir comentando si os gusta uno más que otro o si añadiríais algo. Una vez hayáis leído los doce finales podréis decidir cuál es mejor para la protagonista. La escena es la siguiente:

<<Después de todo lo ocurrido, por fin había llegado el día. María iba a dar el ‘sí, quiero’ en la iglesia de su pueblo natal. Toda su familia estaba allí. Se miró al espejo: era raro verse vestida toda de blanco, con la larga cola asomando por detrás. Los niños no se estaban quietos, tenían ganas de recorrer ya el camino hacia el altar, regando de pétalos el suelo y dejando que los adultos de la fiesta disfrutaran de ‘lo ricos que eran’. Era un momento tenso. La puerta todavía no se había abierto, su madre le arreglaba el pelo mientras le daba consejos que la ponían todavía más nerviosa: ‘tú ve recta hacia el altar, no mires a los lados no vaya a ser que tropieces, y mantente erguida, que pareces un camello, y sonríe, hija mía, que hoy te casas y nadie lo diría, y ¿has visto a Sergio lo guapo que está?, mira hija que todavía no sé qué vio en ti, mi pobre niña, pero hoy es tu día, venga, venga, que ya suena la música, ¡uy qué nervios!’. Así era, la música ya sonaba. Se había peleado mucho con Sergio para que en la entrada sonara una música diferente, algo más moderna, incluso algo ‘a capella’; pero a Sergio le iba lo tradicional. Tenía que ser la marcha nupcial o nada. Se estaba poniendo nerviosa, la puerta empezaba a abrirse… >>


Y hasta aquí puedo leer. ¿Sugerís algún desenlace para la escena? ¿Alguna expectativa? Esta noche publicaré la primera versión de la historia, a ver qué os parece.

Hasta entonces, amor para todas y todos, que es gratis. 

6 comentarios:

  1. Un final feliz podría ser cuando la madre se tropieza y le pisa la cola del vestido a la hija y se la rompe, el marido entra vestido de drack queen y el cura se presenta a los invitados a la ceremonia con una sotana de leopardo......ajjgjjgjjg

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, ¡lo tendré en cuenta para uno de los finales!

    ResponderEliminar
  3. Estoy segura de que la hija tiene un gran trauma psicológico. Entrará en la iglesia con la marcha nupcial de fondo y sacará de sus múltiples ligueros blancos una ametralladora con la que matará a todo lo que se mueva, y lo que no también.

    Acabará en la cárcel liada con una presa lesbiana apodada "la viril".

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajajajaa carla tu idea es buenísima, uno de los finales incluirá eso, lo prometo XD

    ResponderEliminar
  5. BIEEEEEEN jajajajaja sangre acción y ligueros !!!

    ResponderEliminar