sábado, 10 de diciembre de 2011

Paso siete.

… “Love is all around” sonaba de fondo por megafonía. ¿A quién se le habrá ocurrido?, pensó María mientras caminaba hacia el altar. Hay que joderse, ¿pero cómo coño he llegado hasta aquí?... Sonrisa inmutable y mirada de cordero mientras su madre acariciaba el móvil de última generación con el que pensaba llenar las redes sociales de la boda super-mega-fashion-style de su hija, para sana envidia de todos sus contactos. Ya se relamía pensando en colapsar las páginas con “me gusta” y demás memeces.
Por la mente de María se sucedían las imágenes: novia a la fuga, la novia cadáver, cuatro bodas y un funeral… ¿Cómo he llegado hasta aquí? Por un momento se le ocurrió que ese tipo de pensamientos son los que acompañan a las almas cuando cruzan al otro mundo y un escalofrío le recorrió la espina dorsal. Finalmente, tras lo que a ella le pareció una eternidad llegó al lado de Sergio, que le esperaba con una sonrisa que parecía sacada de un catálogo de Vital Dent. No debería haber combinado café con ansiolíticos, pensó para sus adentros. El sacerdote sonreía. ¿Será otro pederasta? Ufff… Vale, María, cálmate. No. No, no, no, ¡qué narices! No me gusta esa cara.
El cura empezó a hablar: Hermanos, hoy nos hallamos aquí reunidos… María se giró instintivamente, su mirada se fue hacia unas luces azules en la entrada de la iglesia. ¿Estoy soñando? Un hombre con abrigo negro entró y se detuvo en el pasillo. No puede ser, no puede ser... dijo María en voz baja.
De repente se hizo el silencio y todo el mundo se giró hacia el desconocido, que se acercó lentamente hacia el altar. Lamento interrumpir la ceremonia, Padre – dijo -  Sergio Gálvez, queda usted detenido por el asesinato de Isabel Robledo…



Escrito por Lobo Azul para París es una fiesta.
¡Espero que os guste!

2 comentarios:

  1. mi gusstaaaaaaaaaaaaa! Isabel Robledo sería la única que conocería sus más oscuras intenciones con María?

    ResponderEliminar
  2. Jujuju, el tema de Isabel Robledo me ha intrigado. Tendremos que incluirla en el reparto...

    ResponderEliminar