miércoles, 24 de octubre de 2012

Intercesión


En el inicio hay una canción. Se expande sin límites y lo baña todo, el pueblo, el mundo, el universo. Hay una canción que retumba y sacude cada rincón, desestabiliza las vidas y resquebraja los cristales. Es la voz suave y el guitarreo incesante, sensual y empañado de emoción extrema. Hay una canción que lo dice todo, es como el susurrar del viento cuando las ventanas quedan entrecerradas. O como la lluvia sobre los árboles, o como el romper de las olas contra esos edificios altísimos que lo desafían todo. La canción se extiende por el mundo y lo absorbe. No decide nada, porque no es su responsabilidad. Esta canción sólo suena para quien quiera oírla e ilumina a aquellos que osan despertarse. Es sólo música al fin y al cabo. 


As though of hemlock I had drunk. - J.Keats.
Embriágame con tu suave poesía, poséeme, no tengas miedo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario