domingo, 21 de octubre de 2012

Miénteme


Maldita honestidad, ha anidado dentro de mí, como un incipiente dolor que se irá reproduciendo hasta que me plague entera. ¡Pero quiero ser artista! Ya no puedes, ya no puedes. ¡Pero allí hay una puerta! Cerrada para ti. ¡Pero, una ventana! ¿Acaso quieres matarte?
Te odio desde lo más profundo de mis entrañas, no quiero saber nada de ti, quiero que te vayas y te olvides de mí para siempre. Maldita honestidad. La armadura irá cediendo, el óxido me comerá viva, pero tú me devorarás de dentro hacia fuera. Le darás la vuelta a todo, desgraciada manipuladora. La verdad es sólo un punto de vista. Mi verdad es que debería enterrarte lejos, donde no pudieras encontrarme. Pero no podría hacerlo aunque quisiera, arrancaría mi propio corazón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario