martes, 24 de septiembre de 2013

"As though of hemlock I had drunk"

Volver a los clásicos es un clásico en sí. Hay ciertas cosas en la vida que me hacen feliz y a las que recurro una y otra vez. Me llenan, me hacen desear más, de la vida, de la gente, de mí. Entre ellas, cuento con la música (infinitas canciones, álbumes enteros de experiencias) y mis libros (todos mis libros, mis Shakespeare, mis Hemingway, mis Bukowski, mis Brönte, mis Pardo Bazán – sirena negra -, mi amado para siempre Keats). También mis películas, que podría ver mil veces y no cansarme. Son los clásicos de mi vida. Mi punto de apoyo, ellos permanecen cuando la tormenta salvaje se lleva lo demás. Hoy simplemente quiero rendir homenaje a una pequeña parte de mis clásicos. (Sino sería una entrada demasiado larga y nadie me leería).










Ay, qué pesada soy. Ya paro. Otro día más. 
Bona nit. 

2 comentarios:

  1. hoy estoy igual que tú, añado l'Estaca a la lista...porque sí
    un beso grande grande

    ResponderEliminar
  2. La de viajes que habré hecho con "Ne me quitte pas" de fondo cortesía de mi padre que la iba tarareando a la par que sonaba en el cassette del coche.

    Bonito homenaje a los clásicos que, sin importar el ámbito, son siempre el mejor sitio donde recostarse hasta que amaina la tempestad.

    ResponderEliminar